Guía para medición de pH en Suelos

Guía para medición de pH en Suelos

OMEGA PERU BLOG

Guía para medición de pH en Suelos

24 de setiembre de 2021

¿Alguna vez se preguntó qué más puede hacer para ayudar a que sus plantas prosperen? ¡Prueba a probar el pH de tu suelo! Las plantas robustas comienzan desde cero y mantener un suelo saludable es el primer paso hacia una cosecha exitosa.

¿Qué es el suelo?

No importa dónde se encuentre en la tierra, el suelo tiene tres componentes principales: inorgánicos, orgánicos y microorganismos.

• La parte inorgánica del suelo tiene minerales de rocas que se han descompuesto con el tiempo. Las plantas usan estos minerales para ayudarlas a crecer. Cuando pensamos en el suelo, tendemos a pensar solo en estos componentes minerales. Sin embargo, la parte inorgánica del suelo también contiene líquidos (agua) y gases (aire).

• La sección orgánica del suelo son los restos descompuestos de plantas, animales y otros seres vivos.

• Los microorganismos viven en el suelo y, por lo general, son demasiado pequeños para verlos a simple vista. Ayudan a descomponer el material muerto en el suelo.

Hay cinco factores principales que afectan la forma en que se forma el suelo: el clima, los organismos, la geología de un área, la topografía y, finalmente, el tiempo. Con todas estas variables, no sorprende que el suelo varíe mucho de un lugar a otro, incluso en áreas relativamente pequeñas.

¿Por qué probar el pH del suelo?

El pH correcto del suelo es esencial para garantizar un crecimiento óptimo de las plantas y el rendimiento de los cultivos, ya que permite que los nutrientes estén disponibles libremente para que los ingieran las plantas. Probar el pH de su suelo ayuda a determinar qué plantas son las más adecuadas para esa área.

A veces, el suelo necesita suplementos, como fertilizantes y ajustadores de pH del suelo, para que las plantas puedan prosperar. Medir el pH puede ayudarlo a determinar qué y cuánto necesita.

Cosas que afectan el pH del suelo

Muchas cosas pueden afectar el pH de su suelo. Los factores más comunes son el clima y el tiempo, otras plantas en el área, el pH del agua de riego, el tipo de suelo, el tipo de fertilizante que usa y la disponibilidad de nutrientes.

pH de la solución del suelo:

El pH afecta directamente la disponibilidad de nutrientes esenciales. Por ejemplo, aunque el hierro, el manganeso y el zinc se vuelven menos disponibles a medida que el pH sube por encima de 6,5, el molibdeno y el fósforo se vuelven más disponibles. Cuando el suelo es ácido, los minerales como el zinc, el aluminio, el manganeso, el cobre y el cobalto se vuelven más solubles para la absorción de las plantas. Sin embargo, un exceso de estos iones puede resultar tóxico para las plantas. El suelo alcalino contiene una mayor cantidad de iones de bicarbonato, lo que interfiere con la absorción normal de otros iones y daña el crecimiento de las plantas.

La vida del suelo se refiere a los organismos vivos que viven en el suelo y descomponen los materiales orgánicos. Las bacterias del suelo que ayudan en la descomposición de material orgánico prosperan a un pH de 6,3 a 6,8. Los hongos y el moho prefieren un suelo más ácido, lo que hace que el suelo sea más propenso al amargor y la putrefacción.

Las plantas también tienen diferentes preferencias de pH del suelo; varios sitios web agrícolas ofrecen tablas de niveles de pH preferidos para diferentes plantas. Conocer el pH del suelo puede ayudarlo a elegir las plantas correctas y el tratamiento requerido para su suelo.

Clima y tiempo

La temperatura, la precipitación, la luz solar y los cambios climáticos estacionales influyen en el pH del suelo. Las altas precipitaciones, por ejemplo, eliminarán los nutrientes esenciales del suelo. Muchos nutrientes, como los carbonatos de calcio, son básicos, por lo que a medida que estos nutrientes abandonan el suelo, se vuelve más ácido.

El agua que entra en contacto con material en descomposición en el suelo (como hojas, por ejemplo) también puede hacer que el pH baje, porque la materia en descomposición libera dióxido de carbono. Cuando el dióxido de carbono se mezcla con el agua, se pueden formar ácidos.

Los climas más secos o las regiones que atraviesan una sequía tendrán un pH del suelo más alcalino. Debido a que no hay tanta agua moviéndose a través del suelo, los minerales y las sales se concentran, aumentando el pH.

Plantas

Las plantas nativas y la ecología local pueden determinar el pH inicial de su suelo. El suelo debajo de los pastos suele ser menos ácido, mientras que los suelos formados debajo de los árboles tienden a ser más ácidos. Esto se debe a que hay más materia en descomposición (hojas) cerca de los árboles. El mismo cultivo que está cultivando puede incluso alterar el pH de su suelo.

Agua de riego

El agua que utiliza para regar sus cultivos también influirá en el pH de su suelo. Si el agua utilizada es más ácida o más básica que el suelo que está regando, el pH del suelo cambiará.

Tipo de suelo

¿El suelo de su región se formó a partir de granito, piedra caliza o pizarra? Estos materiales parentales determinarán si su suelo es más ácido o más básico. Las áreas con muchas lutitas tienden a ser más ácidas, mientras que las áreas ricas en piedra caliza son más básicas.

La textura de su suelo también determinará qué tan fácil o difícil es ajustar el pH; esto se conoce como la capacidad amortiguadora del suelo. Los suelos arenosos tienen una menor capacidad amortiguadora, mientras que los suelos con más arcilla tendrán una mayor capacidad amortiguadora. Es más difícil cambiar el pH de suelos con mayores capacidades de amortiguación.

Fertilizante

La fertilización del suelo es muy importante para obtener los mejores rendimientos de los cultivos. Debido a que el pH afectará la facilidad con que los nutrientes están disponibles para las plantas, es importante verificar el pH del suelo antes y después de agregar cualquier tipo de fertilizante. Al conocer su pH, puede decidir cuánto y qué tipo de fertilizante necesita.

Los fertilizantes nitrogenados artificiales tienden a bajar más el pH en los suelos. Los fertilizantes orgánicos acidificarán el suelo una vez que entren en contacto con el agua, debido a los ácidos orgánicos solubles que contienen.

Disponibilidad de nutrientes

Las plantas no pueden absorber nutrientes si el pH del suelo es demasiado bajo o demasiado alto. Cuando el pH del suelo está fuera de lugar, los nutrientes como el calcio y el fósforo se unirán con otras cosas en el suelo. Cuando los nutrientes se unen, las plantas no podrán absorber lo que necesitan para crecer.

La mayoría de los nutrientes están disponibles cuando el suelo es ligeramente ácido, pero diferentes plantas prosperan en diferentes rangos de pH dependiendo de sus necesidades específicas de nutrientes. Si el pH es demasiado bajo, puede producirse toxicidad por aluminio. Cuando esto sucede, el aluminio se suelta y las plantas lo absorben a niveles tóxicos.

Si el pH es demasiado alto, los nutrientes como el hierro se unen. Sin una absorción adecuada de hierro, las plantas perderán su clorofila y comenzarán a ponerse amarillas, lo que indica que las plantas ya no pueden producir alimento por sí mismas. La intoxicación por molibdeno también puede ocurrir en suelos con pH alcalino, lo que da como resultado cultivos atrofiados.

Los nutrientes presentes en el suelo dependen de la naturaleza elemental del suelo y del contenido de material orgánico. Los nutrientes del suelo existen tanto como compuestos insolubles complejos (materiales orgánicos) como formas solubles simples.

Los elementos simples del suelo están fácilmente disponibles para que las plantas los absorban. Las formas complejas (materiales orgánicos) deben descomponerse a través de la descomposición en formas más simples y disponibles para beneficiarios a las plantas.

Tipos de tratamientos del suelo

¿Suelo demasiado ácido? Las opciones populares para el tratamiento son la cal, el carbonato de calcio y las cáscaras de huevo molidas. Si el suelo es demasiado básico, se puede agregar yeso, sulfato de hierro, ácido sulfúrico o cloruro de calcio.

Regar el suelo con frecuencia puede ayudar a reducir el pH si también es demasiado alto. Sin embargo, tenga cuidado de no regar en exceso las plantas si el tratamiento del suelo se realiza en un área plantada. Esto puede causar la aparición de enfermedades y los nutrientes pueden diluirse o desaparecer.

Probando el pH de su muestra de suelo

Muestreo de suelo

Recoja la tierra en un frasco de plástico limpio y seco o en una bolsa de plástico. Quite las piedras y triture los grumos de tierra para obtener mejores resultados. Reúna dos o tres muestras representativas de cada muestra de suelo para confirmar los resultados. No se requiere

Método 1: Método 9045D: Medición de pH en Suelos

LABORATORIO: Para comenzar, necesitará un medidor de pH estándar , un electrodo de pH, una sonda ATC , un agitador con barra de agitación, un vaso de precipitados, agua desionizada y buffers.

Pruebas de laboratorio: método A

• A 20 g de suelo en un vaso de precipitados de 50 mL, agregue 20 mL de agua de reactivo, cubra y agite continuamente la suspensión durante 5 min. Se permiten diluciones adicionales si se trabaja con suelos higroscópicos y sales u otras matrices problemáticas.

• Deje reposar la suspensión del suelo durante aproximadamente 1 hora para permitir que la mayor parte de la arcilla suspendida se asiente de la suspensión o se filtre o se centrifugue de la fase acuosa para medir el pH.

• Ajuste los electrodos en las abrazaderas del portaelectrodos de modo que, al bajar los electrodos en el vaso de precipitados, el electrodo de vidrio se sumerja lo suficientemente profundo en la solución transparente sobrenadante para establecer un buen contacto eléctrico a través de la junta de vidrio esmerilado o la fibra. -agujero capilar. Inserte los electrodos en la solución de muestra de esta manera. Para electrodos combinados, sumerja justo debajo de la suspensión.

• Si la temperatura de la muestra difiere en más de 2 EC de la solución tampón, los valores de pH medidos deben corregirse.

• Informe los resultados como “pH del suelo medido en agua a CE”, donde “CE” es la temperatura a la que se realizó la prueba.

• Para obtener las mediciones más precisas, deje que los tampones y la muestra de suelo alcancen la temperatura ambiente. (Una diferencia de temperatura agregará error a su medición).

• Recomendamos una calibración de 2 puntos con una solución tampón de pH 7 y pH 10. La pendiente del electrodo debe estar entre 92 y 102%.

Método B

Si la prueba se realiza para jardinería recreativa, puede usar un medidor de pH con ATC (35634-15) y buffers para calibración (35653-04) .

Pruebas alternativas: método B

1. Coloque la muestra de suelo aproximadamente a ¾ de su capacidad en el recipiente de muestra y agregue agua destilada para cubrir el suelo.

2. Tape el frasco y agite la tierra vigorosamente unas cuantas veces.

3. Deje reposar la mezcla durante 10 minutos para disolver las sales en el suelo.

4. Calibre el medidor de pH con una solución tampón de pH 7 y una solución tampón de pH 10.

5. Quite la tapa y coloque el medidor de pH en la lechada de suelo húmedo.

6. Mida el pH y registre la medición.

Resultados

Una diferencia menor (<± 0.5 pH) entre los resultados de la misma muestra de suelo indica una buena técnica y una alta confianza en los resultados.

Una de las formas más fáciles de corregir el pH de su suelo (tanto ácido como alcalino) es agregando abono. La alternativa es agregar una fuente alcalina (como piedra caliza molida) a un suelo ácido o una fuente ácida (como agujas de pino o turba) a un suelo alcalino. Consulte con las autoridades de una oficina de extensión agrícola local, asociaciones de productores locales o universidades antes de aplicar productos químicos para corregir el pH del suelo.

Fuente

1. Cole Parmer (2021). Prueba del pH de muestras de suelo.

2. Método 9045D: pH del suelo y los desechos, parte de los métodos de prueba para evaluar los desechos sólidos, métodos físicos / químicos (pdf). EPA. agencia de Proteccion Ambiental de los Estados Unidos

Conozca más sobre estos equipos en la sección de Electroquímica en nuestra web. Para más información, puede comunicarse con nosotros al 336 – 6523 o ventas@omegaperu.com.pe

Suscríbete a la lista de correos de Omega Perú para recibir información de eventos, aplicaciones y los últimos desarrollos tecnológicos.

SUSCRÍBETE AQUÍ

Scroll Up