Turbidímetros Hach: Precisión para cada aplicación

¿Cuál turbidímetro elegir?

Cada instalación y cada operación es diferente. Dependiendo de sus necesidades específicas, puede haber varias opciones a considerar.

  • ¿Está buscando una solución portátil?
  • ¿O tal vez su operación necesita un mantenimiento optimizado, pruebas más rápidas o una mayor precisión en el registro y la transferencia de datos?

Conoce a continuación nuestro portafolio de Turbidimetros para cada aplicación:

Turbidímetro portátil 2100Q

El turbidímetro portátil 2100Q proporciona un registro de datos conveniente. Se almacenan automáticamente hasta 500 mediciones en el instrumento para facilitar el acceso y la copia de seguridad. La información almacenada incluye: fecha y hora, ID de operador, modo de lectura, ID de muestra, número de muestra, unidades, tiempo de calibración, estado de calibración, mensajes de error y el resultado.

Turbidímetro de lámpara de tungsteno TL2350, EPA, 0 – 10000 NTU

Los nuevos turbidímetros de laboratorio de la serie TL23 combinan tecnología confiable y características mejoradas para simplificar las pruebas en las aplicaciones industriales y de aguas residuales más exigentes.

Turbidímetro de lámpara de tungsteno TL2300, EPA, 0 – 4000 NTU

El nuevo turbidímetro de laboratorio TL23 de Hach aporta una nueva cara a los confiables turbidímetros 2100N y 2100AN heredados. Utiliza el mismo bloque óptico a la vez que ofrece una experiencia de usuario mejorada con su interfaz intuitiva, que se vincula perfectamente con el resto de los instrumentos de laboratorio de Hach.

Turbidímetro TU5200 de mesa de bajo rango, 0 a 700 NTU

Los turbidímetros de mesa de la serie TU5 para agua potable y otras aplicaciones de agua pura cuentan con una revolucionaria tecnología de detección de 360° x 90°, diseñada para ver más de la muestra de lo que admite cualquier otro turbidímetro. Esta tecnología óptica exclusiva es utilizada tanto en los turbidímetros TU5 en línea como en los turbidímetros TU5 de mesa. La tecnología 360° x 90° ofrece la mejor sensibilidad y precisión en rango bajo al tiempo que reduce la variabilidad entre mediciones.

La medición de la turbidez es un proceso esencial en el sector del saneamiento. En los sistemas de tratamiento de agua, su determinación, combinada con la medición orgánica, contribuye con la dosificación de coagulantes, además de ser un parámetro importante en el monitoreo de la limpieza de filtros y un estándar de potabilidad.

En los sistemas de tratamiento de aguas residuales, particularmente en tanques de sedimentación, se puede utilizar para medir la cantidad de sólidos suspendidos en agua y, en consecuencia, contribuir a la evaluación de la eficiencia del tratamiento.

Una de las unidades utilizadas para expresar la turbidez de un líquido es la NTU (por sus siglas en inglés Nephelometric Turbidity Unit.) y utiliza Formazina como estándar de referencia. Otras normas aceptadas como referencia son Stablcal® o suspensiones comerciales como estireno-divinilbenceno (SDVB).

Scroll Up